¿Se puede trabajar sin RFC?

¿Se puede trabajar sin RFC?

Al significar una importante cuota de su presupuesto nacional, el Gobierno mexicano está al pendiente, con ahínco, de que cada una de las personas que cumplen con los requisitos para declarar lo haga efectivamente. De hecho, año tras año promueve esto a través de diferentes plataformas comunicacionales.

Por esta razón, si nos apegamos a las leyes de la nación azteca, es imposible trabajar sin antes haber tramitado el Registro Federal de Contribuyentes, conocido popularmente por sus siglas RFC, un documento que le permite al Servicio de Administración Tributaria de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público un fiel registro de cada una de las personas que realizan actividades económica a lo largo y ancho de México, el 12do país más poblado del planeta con unos 130 millones de habitantes y el primero de Hispanoamérica.

A partir de la RFC, que debe actualizarse por su tenedor en caso de que cambio de actividad económica o domicilio fiscal, los organismos tributarios competentes pueden determinar, al revisar datos como sueldos y otros ingresos, cargas familiares y tanto activos como pasivos, si un trabajador –dependiente o no- debe declarar y cuál es el monto que le corresponde.

Sin declarar

A pesar de esta medida gubernamental, en el país mexicano viven miles de personas que no cuentan con este documento y, a su vez, literalmente no existen para las autoridades aduaneras, por lo cual éstas no pueden determinar la cantidad que deben declarar en concordancia con sus ingresos.

Los extranjeros que no han cumplido trámites de migración, principalmente, están entre este grupo de no registrados al RFC. A pesar de que está penado por la ley, muchas empresas se arriesgan a darles trabajo a estar personas, entre otras cosas, porque exigen pagos por debajo del salario mínimo de la nación, tasado a unos 4,6 dólares estadounidenses diarios según el último aumento oficial, realizado a finales del mes de noviembre del año 2017.

Algunos habitantes de municipios remotos y fronterizos, entre ellos campesinos e integrantes de etnias indígenas, tampoco suelen tramitar el Registro Federal Contribuyentes. Estas personas generan ingresos de forma independiente y, al no necesitar el RFC para proporcionarlo a un posible patrono, optan por no hacer el proceso necesario para obtener un documento que, lógicamente, sí es –prácticamente- de caracteres indispensables en los principales centros urbanos de la nación, como la capital Ciudad de México, Jalisco y Puebla, por ejemplo.

Deja un comentario